Blog

2020-02-13

¿Existe el día de la plastilina?

Conoce la historia de la plastilina y por qué se celebra un 13 de febrero

Hoy en día, podemos encontrar en el calendario diferentes días festivos muy extraños: el día de la mantequilla de maní, día de usar zapatos de distinto color, día de poner la almohada en el refrigerador, etc. Prácticamente todo en este mundo tiene un día internacional, y muchos parecen no tener sentido. Si lo vemos desde esa perspectiva, podríamos pensar “¿existe acaso un día de la plastilina?” Podría parecer que no, y si así fuera podría ser parte de una estrategia de marketing. Pero la verdad es que este día existe, y tiene su razón de ser en la historia de este maravilloso producto. 

La plastilina es un material plástico moldeable hecho de aceite, cera, cinc, azufre y cadmio. Su textura es suave y viene en distintas presentaciones (colores, secado rápido, slime, etc.). Su origen es un tanto incierto, pues existen dos personajes a los que se les atribuye su invención. Uno de ellos fue el farmacéutico alemán Franz Kolb, quien en 1889 buscaba crear una arcilla para artistas que no se secara tan rápido, y desarrolló una fórmula tan parecida a la actual que presentó a una empresa alemana que la comercializa aún en la actualidad.  

Sin embargo, el personaje más reconocido es William Harbutt, un profesor de arte inglés que buscaba un material para que sus alumnos pudieran usar y que no se secara tan rápido. Pronto Harbutt consiguió una patente y en una fábrica comenzó la producción de este nuevo material en una pequeña ciudad en Inglaterra. Años después, se impulsó la creación del Día de la Plastilina y su celebración el 13 de febrero, fecha en la que Harbutt nació. 

Actualmente, la plastilina tiene varios usos: el más común es en el ámbito educativo, pues sirve para realizar maquetas y trabajos escolares que requieran de moldear figuras. También es un material muy didáctico: puede servir para jugar y desarrollar la coordinación motriz de los niños al mismo tiempo, o como desestresante para niños con hiperactividad, además de que su variedad de colores ayuda a conocerlos, diferenciarlos y combinarlos más fácilmente. También, algunos artistas la han adoptado como una nueva técnica pictórica, usándola como pintura por su textura maleable, sus colores y su capacidad de combinarlos. Incluso ha sido usada para producir animaciones mediante la técnica del Stop Motion o Claymation (mezcla de las palabras “arcilla” y “animación” en inglés); ejemplos de esto son los cortometrajes y películas de Wallace & Gromit, Chicken Run,  Shaun The Sheep, entre otros. 

Quien haya sido su creador, no podemos negar que su invento revolucionó al mundo, pues el modelado artístico pasó de las grandes academias de arte a las escuelas y al ámbito lúdico. ¡Feliz Día de la Plastilina!

Más blogs

Descargar catálogo