Blog

2019-12-12

Consejos para dibujar retratos

Consejos prácticos que te serán de mucha utilidad a la hora de dibujar retratos.

Cuando un estudiante de dibujo comienza a adquirir conocimientos, es normal que se encuentre con  algunas dificultades durante su proceso de aprendizaje. Una muy frecuente es el dibujo de retratos. Y es que eso tiene una explicación lógica que es mucho más sencilla de lo que parece, y no es por falta de habilidad o talento, sino de percepción. 

Dibujar es una tarea en la que se necesita de aprendizaje y coordinación, es decir, de la teoría y la práctica; o en palabras más sencillas: de lo que vemos y de lo que conocemos. 

La percepción visual (aquello que vemos) es muy diferente que la construcción óptica de las

cosas (cómo son en realidad). Así, cuando nosotros percibimos algo, el cerebro capta la imagen que se proyecta en nuestras retinas y, con base en eso, crea patrones para construir nuestra percepción. Es por esto que podemos ver figuras en donde no las hay, como en las nubes, en montañas, fractales, etc. Por esta razón, se nos dificulta mucho dibujar caras, pues tenemos tantos patrones aprendidos que nos cuesta diferenciar entre lo que vemos y lo que conocemos. Cuando comenzamos a dibujar,  podemos notar que nuestros primeros retratos incluyen elementos del patrón: ojos, nariz, boca, etc., pero les falta proporción. 

Una solución para esto es usar una cuadrícula debajo de nuestros dibujos, pues eso nos orientará en cuanto a proporciones. Sin embargo, no podemos apoyarnos en la cuadrícula todo el tiempo. La habilidad se obtiene con la repetición: es recomendable que hagas muchos dibujos de un mismo objeto para seguir practicando: así, tal vez el primero dibujo no quede muy bien, pero sí el segundo o el tercero, y el mejor quede al final. 

Otro consejo es dejar espacio a la percepción: es decir, dibujar solo lo que vemos y no lo que reconocemos. Por ejemplo, no es necesario dibujar un ojo completo si la perspectiva del retrato es lejana: basta con un par de líneas o manchas como lo veríamos en una imagen o fotografía. Conocer sobre proporciones y ejes es una buena idea, sin embargo, la solución no es apoyarse en esquemas, sino en la observación y la práctica. Realiza más y más dibujos, y no tardes más de 10 o 15 minutos en ellos; y recuerda que la mejor manera de mejorar un dibujo es volver a empezar. 

Más blogs

Descargar catálogo