Blog

2019-08-15

Dibujar debería ser una actividad de todas las edades

¿por qué el adulto se va alejando del dibujo?

Se podría decir que el dibujo es una actividad innata en los humanos, es una forma de expresión y comunicación que ha formado parte de todas las civilizaciones en las diferentes etapas históricas. 

En la Era actual, el dibujo continúa siendo una importante herramienta de expresión, pero ha ocurrido un fenómeno social en el que se va dejando de lado conforme la persona tiene más edad, como si dibujar fuera solamente para niños o para artistas que viven del dibujo.

Dibujar debería ser una actividad de todas las edades y el adulto no se debería alejar de este medio de expresión. Actualmente hay metodologías laborales, de coaching y meditación en las que el dibujo es una parte primordial, incluso hasta para resolver problemas generando un pensamiento más gráfico.

Valdría la pena recuperar ese sentido en el que dibujar sea para todos, independientemente de la técnica, calidad o forma de los dibujos, sería una acción que aporta mucho, ya que el dibujo no solo despierta la imaginación, sino que estimula áreas del cerebro a las que no se puede llegar con otra actividad.

Como adultos el dibujo nos ayuda a la concentración, a la resolución de problemas y a la relajación.

Los adultos dejan de dibujar porque encierran su mente en una sola forma de ver las cosas, dependen totalmente de las palabras para aprender porque el sistema educativo así lo impone; posteriormente vienen los bloqueos y las frases como “no sé dibujar”, “el dibujo no es para mí”, etc. Entonces se crea una idea en la que vemos al dibujo como un pasatiempo de aquellos que tienen un talento para ello, no estamos dispuestos a brindarle un espacio a esta actividad en el ritmo acelerado de vida que nos hemos impuesto.

De niños la percepción de la realidad es otra y al dibujar se hace espontáneamente, libre y sin presiones o expectativas de perfección; cuando vamos creciendo el dibujo lo vemos como una representación fiel de la realidad y cuando no lo logramos nos frustramos hasta abandonar esa actividad.

Valdría la pena intentar dibujar más sin presiones, sin ánimo de competir, con trazos libres que saquen un poco de nuestro interior y seguramente nos ayudará.

Más blogs

Descargar catálogo