Blog

2019-08-29

Cuáles son los hábitos que ningún profesor puede perder

Disciplina, la clave

Ser profesor conlleva una gran responsabilidad, es una de las actividades más nobles porque contribuir con la educación e impartir conocimiento es realmente algo que trasciende. Por eso es que un profesor debe tener siempre en cuenta ciertos hábitos que no puede perder por ningún motivo.

Sin importar el tiempo que lleve ejerciendo ni el grado en que lo haga, quien es parte de la educación de alguien más, de un grupo, debe contar con una gran disciplina, compromiso y vocación para continuar con su actividad, para buscar resultados efectivos y para renovarse día con día. 

Aquí te presentamos los hábitos y capacidades que ningún profesor puede perder:

Disciplina. Tener claros objetivos, trabajar por ellos y cumplirlos en tiempo y forma es prioritario para un maestro; lo cual transmitirá a sus pupilos, para que sepan alcanzar las metas mediante un camino bien trazado.

Constancia. Al ser responsables de impartir el conocimiento para mucha gente, grupos de varios alumnos, año con año, requiere de perseverancia para ser cada vez más efectivo y una gran tolerancia a la frustración.

Capacidad para dar soluciones. Una mente reflexiva es necesaria para entender contextos, personalidades, comportamientos y capacidades de las personas, con el fin de llegar a soluciones y generar métodos que ayuden a los pupilos a que ellos mismo alcancen sus respuestas.

Comunicación. Conocer, practicar y desarrollar canales diversos de comunicación es fundamental para un profesor porque así sus clases serán mensajes poderosos que lleguen a los alumnos, de forma clara y entendible para que el conocimiento realmente se impregne en ellos.

Orden y planificación. Una personalidad dispersa no ayuda en nada para un maestro, si la cabeza está mal, seguramente los alumnos también lo estarán. Se requiere orden en todo, en la vida personal para organizarse, en las clases, en los materiales, en la metodología para acercarse a los alumnos. Y esto va ligado a la planificación, todo requiere llevar un hilo de acción para que funcione.

Preparación y capacitación. Preparar las clases, prepararse como persona, capacitarse y actualizarse constantemente en la materia que imparte y en aspectos generales de su profesión y de la vida porque mientras más conocimiento integre un profesor más podrá aportar a sus alumnos.

Mente abierta. La soberbia o cerrarse a opiniones u otras perspectivas es un gran enemigo para los maestros. Al tratar con tantos pupilos es necesario que mantenga la mente abierta, que escuche, observe y analice para poder hallar el mejor camino para impartir su conocimiento.

Actitud positiva. Un profesor es una figura de autoridad, un líder, una guía, y como tal debe mantener una actitud positiva que impulse a los demás, que sepa motivar.

Curiosidad. Ser curioso, no perder la capacidad de sorprenderse y querer saber más sobre su entorno, sobre sus alumnos, sobre lo que le gusta a sus alumnos, siempre ayudará en su actividad.

Empatía. Comprender y ponerse en el lugar de otras personas es esencial para un profesor, para que la educación no sea un trabajo frío, no sea el dar clases por dar clases, sino que entiende con quiénes está y cómo hará un cambio en la vida de cada uno de sus pupilos.

Más blogs

A PHP Error was encountered

Severity: Core Warning

Message: Module 'http' already loaded

Filename: Unknown

Line Number: 0

Backtrace: